Así fue el 50 Aniversario de Arquitectura

Os prometí hablaros del 50 aniversario de ETSAUN y la verdad es que no sé por dónde empezar. Fueron dos días llenos de emoción y fue todo un placer poder estar presente, así que gracias de parte del equipo colaborador de ISSA por dejarnos ser testigos.

Foto aérea 50 ETSAUN

El viernes por la mañana los talleres se llenaron hasta los topes para escuchar a grandes arquitectos, amigos de muchos, galardonados con premios Pritzker. Sus palabras inspiraron a los alumnos actuales para coger con fuerzas los exámenes y a los no tan actuales para enamorarse más de su oficio. Sus nombres os sonarán seguro: Francisco Mangado, Rafael Moneo y Eduardo Souto de Moura.

Premios Pritzker 50 ETSAUN

El sábado 25 fue el día más completo, fue un no parar. Por la mañana hubo múltiples visitas al Museo, ¡digo múltiples porque venía tanta gente que tuvimos que dividir los grupos que ya estaban divididos! Y es que el Museo de la Universidad de Navarra es una joya que todos estaban deseando conocer. Por la tarde se celebró una misa en Amigos con muchos guiños a la Arquitectura y más tarde nos reunimos en el salón de actos del Museo para el esperado acto académico. Fue tan emotivo como se esperaba o incluso más y los aplausos que sucedieron a cada intervención fueron bien merecidos. De ahí ya fuimos todos directos a la Escuela (sigo cuestionándome cómo no nos confundieron con un rebaño de ovejas, tanta gente en manada ¡parecía una excursión!) y tuvo lugar el encendido de las luces de la Escuela que daba paso a la cena. ¿Sabéis dónde? ¡En los mismos talleres! ¿Os imagináis llegar a vuestra clase y encontraros mesas con comida y música? ¡La gente no se lo podía creer! Eso sí, estaban irreconocibles porque estaban decoradas con divertidas caricaturas de profesores y todos íbamos con unas gafas decoradas, todo un puntazo. A la cena le siguieron varias horas de baile y de fotos, además el photocall era impresionante: ¡cascos y andamios de obra! Fue una noche espectacular que dejó a todos con ganas de que llegue ya el siguiente aniversario. Porque si nos impresionó a nosotras que apenas conocíamos a alguien y no éramos alumnas de la escuela, imaginad cómo debían de estar los de las primeras promociones al reencontrarse tras 40 años… Todo el mundo se deshacía en abrazos y gritos de emoción, precioso.

Equipo colaborador de ISSA durante la cena del 50 ETSAUN

¡Pide un deseo antes de soplar las velas!

Ayer fue la celebración de los veinte años de Olabidea, algo que se lleva preparando desde hace meses y que llevó mucha ilusión. Aunque nosotras apenas llevamos un año, ha sido emotivo para todas ver cómo el colegio se llenaba hasta los topes de residentes con sus maridos e hijos: “Mira, cielo, aquí vivió mami”, se iba oyendo por los pasillos. Yo casi me caigo para atrás del susto cuando entraron en mi habitación dos pedugas a ver los peluches de mi cama (pues sí, peluches ¿vale?).

A la hora de la merienda, ese momento en el que no falta nadie del colegio mayor nunca, hubo abrazos, besos y sobre todo consejos: “Nosotras nos escapábamos siempre por la ventana, pero no lo hagáis que al año siguiente no nos renovaron. No merece la pena.”, “Aprovechad las noches de charlas en las habitaciones, eso ni cuando os mudéis a piso lo volveréis a encontrar.”…

Y es que es muy fuerte cuán rápido pasa el tiempo. Cuatro años se pasan volando y entonces seremos nosotras las que vengamos a celebrar los 25, 40 e incluso los 50 años de Olabidea. ¡A saber dónde estamos cada una para entonces!

Hablando de aniversariosETSAUN celebra el fin de semana que viene sus 50 años… Guau. Nos pidieron a voluntarios de ISSA formar el equipo de organización para echar un cable y en la reunión del otro día me dejaron alucinada al nombrar la cantidad de gente que va a venir: ¡700 personas! ¡Aforo completo! Incluso dijeron que venían antiguos profesores y alumnos de las primeras promociones, rozando ya la centena de edad. Y muchos de ellos probablemente se hayan pasado muchos años triunfando y trabajando fuera y será la primera vez en mucho tiempo que vuelvan a ver la Escuela, ¡será precioso estar presente! ¡Ya os contaré qué tal nos ha ido!

Edificio Escuela de Arquitectura por la noche