Cambio de aires

Buenos días a todos, esta entrada la escribo por motivo de la Jornada de Admisión que hubo el sábado pasado. Antes de nada, que no se me olvide desear mucha suerte a todos, ¡espero veros por la Facultad en unos meses!

A lo que iba: el pasado día 9 fuimos varias alumnas de primero y de segundo colaboradoras en los exámenes de admisión de ISSA por lo que pudimos conoceros y ayudaros en todo lo posible. Planteasteis muchas dudas para las que, no os voy a mentir, ya nos hemos aprendido un mini discurso porque te las preguntan varias veces al día: «¿Y por qué ISSA?» Iros acostumbrando, a la gente le intriga mucho que decidas hacer una carrera así, pero cuando se lo respondas tienes que contagiarle tus ganas y que envidie todas las posibilidades laborales a las que puedes aspirar.

Sé que segundo de Bachillerato se hace intenso y estaréis deseando quitaros todos los exámenes de encima. Así como sé que es un sentimiento contradictorio porque estaréis con ganas de encadenaros a la pata de vuestro pupitre porque sabéis que lo echaréis de menos…¡qué me vais a contar a mí! Pero creedme cuando os digo que no os tiene que asustar el cambio, estos cuatro años son conocidos por ser los mejores de todos, yo creo que si lo dice tanta gente será que no se equivocan, ¿no?

Estuve recordando el primer día que pisé el campus de la UNAV, no os voy a mentir: yo no quería venir aquí ni loca, pero me acabó conquistando. ¿Que por qué no? No fue por el tiempo, que es lo que suele asustar a la gente cuando vienen y se tienen que poner toda la ropa de invierno, yo vine con un solazo increíble, la verdad, ver para creer. Pero lo que me echaba para atrás era que me parecía todo muy falso, como lleno de postureo alimentado por las ganas de querer imitar a un campus de película americana. Lo veía todo tan verde, todo el mundo paseando con sonrisas amplias y vestidos todos uniformados con las sudaderas de la Universidad y bolsos enormes de marca. Además un río que atravesaba el campus con un camino hacia Comedores que era como el Puente hacia Terabithia y hordas de belagüinos jugando al fútbol en el césped. Todo demasiado bonito e idílico. Me negué en rotundo a estudiar aquí e ignoraba a todo aquel que me instaba para conocer las opciones de la UNAV.

Un día vinieron a mi colegio a hablarnos de ISSA y me enamoré de todas las asignaturas y del futuro que me prometían. Me armé de valor y me obligué a darle otra oportunidad al campus, así que cuando viene a las pruebas de admisión, lo miré todo con otros ojos.

Os juro y rejuro que no puede gustarme más estar aquí. Ya no lo veo falso, para nada. Ahora recorro el campus y sé que esa sudadera que llevan la dibujó uno de su clase, que los bolsos que lleva la gente sólo triunfan si son capaces de guardar tu portátil y todos tus apuntes, que los belagüinos y toda Pamplona sale a hacer deporte cuando ven el sol como si fueran lagartos. Pero lo que más me gusta es tener que aprenderte las líneas de autobuses de otra ciudad, tener que memorizar nombres y caras nuevas, saber dónde está el supermercado más cercano todo ello para ir paseando y sentirse de aquí.

No os cerréis ninguna puerta, esforzaros al máximo y sobre todo no os convenzáis a vosotros mismos para no tener ni que darle una oportunidad a una universidad, para poder sentaros con las ideas claras y preguntaros: ¿Qué quiero hacer con mi vida?

Así fue TEDx Universidad de Navarra

SEGUNDA PARTE DE TEDx Universidad de Navarra, una experiencia única

Esta siendo otro fin de semana completito en el campus de la UNAV. Ayer hubo otra ronda de previos, ¿qué tal os fue?, aunque a muchos ya os pregunté en persona… Pero, aún así, ahora que lo veis con más perspectiva: ¿estáis contentos? Os deseo mucha suerte a todos, porque parecéis gente muy maja y sé que ISSA os encantará.

Por la tarde fue el TEDx en el Museo de la Universidad de Navarra, que contó con retransmisión en directo desde Fcom. ¿Cómo os lo cuento en una sola entrada? Buf, fue increíble. Salieron temas muy interesantes que ponen todas tus ideas patas arriba y te planteas treinta mil cosas. Una pasada. El tema de este año fue «The unexpected way», y diréis: «What? ¿Y eso cómo se come?». O por lo menos eso dije yo cuando supe de él… Pues los seis magníficos ponentes supieron entender a qué se refería exactamente haciendo de ese congreso, una experiencia única. Preparad los aplausos.

Sigue leyendo

¡El primer previo!

Bueno, bueno, hoy ha sido un gran día para muchos de vosotros. Hoy ha sido el primer día de previos en el campus, lo que significa que muchos de vosotros ya habéis podido hacer las pruebas de admisión.

Está siendo un día movidito, con muchos padres curiosos que van de un lado a otro, muchos jóvenes que observan con miedo todo, familias enteras que irrumpen en el colegio mayor para conocerlo y que te pillan en el salón viendo una peli    esto ha sido experiencia propia, por si no se notaba…  . Son unos días interesantes en la UNAV: con todos los actuales alumnos estudiando por los exámenes que tienen a la vuelta del finde (o incluso el mismo finde, de todo hay) y con los aspirantes a alumnos deambulando, probablemente muchos se hayan ido con la idea errónea de que aquí no tenemos vida más allá de los libros y las clases, tranquis, da tiempo de todo   en exámenes no tanto, pero ese es otro cantar   .

Unos cuantos de primero hemos ido por la mañana a Amigos a ver qué tal estaba yendo y yo por lo menos he alucinado, igual me equivoco, pero hace un año no vino tanta gente a la primera prueba, ¡esto promete!

Pero no os preocupéis los que aún no habéis venido, estoy segura de que cualquiera de los que han venido hoy me da la razón cuando os digo que no es para tanto. Os hablaría de todas las pruebas de admisión, pero como solo hice la de ISSA   yo es que lo tenía muy claro ya ese día   os voy a contar qué os encontraréis el día que vengáis.

Lo más seguro es que lleguéis nerviosillos, lógico y normal, pero relajaos. Primero, porque os atascaréis si estáis temblando de nervios como el pavo el día de Nochebuena y, segundo, porque las examinadoras de ISSA no se han comido aún a nadie, son buena gente. La prueba de admisión de ISSA consiste en una prueba de nivel de inglés, realizada a ordenador, que os situará más o menos en el grupo según vuestra calificación, no te preocupes, es una prueba asequible, no está hecha a mala idea, porque ¿qué sentido tendría si nadie supera la prueba? Luego tendréis la oportunidad de realizar un test parecido, pero de alemán o francés, pero no es vinculante para saber si se os admite o no, solo sirve para aquellos que ya tengáis muy claro qué tercer idioma queréis estudiar al año que viene y no sepáis exactamente en qué nivel os tendrían que meter. No es necesario hacerlo ese día ni ninguno de los siguientes, porque, si aún no tienes claro qué prefieres o, todo lo contrario, conoces perfectamente el nivel que tienes (los que empezamos de cero nos encontramos en este paquete también), no tienes por qué hacer la prueba, with the calm.

Seguidamente, habrá un café para todos, padres y alumnos, donde podréis aprovechar para preguntarle a los alumnos colaboradores que merodeen por ahí o a los profesores todas esas dudas que guardéis en los bolsillos, si te da corte preguntarle a los profesores (yo soy la primera que se achantó cuando se vio en esa situación), acudid a cualquiera que lleve una identificación de «Alumno colaborador» .

Os irán llamando ahí mismo para la entrevista personal. No hace falta tener un currículum de infarto ni haber salvado a las ballenas, sed sinceros y como si estuvierais hablando con un amigo de toda la vida responded tranquilos, solo son preguntas del tipo «¿Qué te gusta hacer?» y «¿Qué te atrae de ISSA?», no os van a preguntar si habéis descubierto algún número primo nuevo.

Mi último consejo es de los más importantes: aprovechad la ocasión. ¿Que a qué me refiero? Pues es fácil: la mayoría de los que estarán ese día haciendo el examen contigo y escuchando las charlas informativas contigo y en las visitas turísticas a los colegios mayores y facultades serán tus compañeros al año que viene. Son pocos los alumnos que cruzan la puerta el primer día de clase conociendo a su compi de al lado y es una gozada ver a caras conocidas ese día de nervios y miedo, así que abre el hielo, lánzate a hablar con los que estén ahí y así, poco a poco, te irás sintiendo como en casa.