Graduación de la LII Promoción de ISSA School of Management Assistants II

Nervios. Emoción. Satisfacción.

El sábado 2 de junio amaneció soleado, recuerdo tener que ir a desayunar y no creerme lo que me esperaba en apenas minutos. Acudimos con nuestras familias lo primero de todo a la ermita de la Virgen que tantos de nosotros saludábamos cada mañana al ir a clase. Entregamos a la Virgen un centro de flores y una beca con nuestra promoción. Fue un momento muy bonito el estar todos allí, ya peripuestos y sonrientes.

La Misa se ofició en nuestro tan querido Edificio Amigos. Fue preciosa y además contaba con la colaboración del Coro Rociero de la universidad, gracias a Paloma Rubio, su vozarrón y a sus innumerables primos, ¡gracias, chicos!

Y nuestra graduación llegó. Nos trasladamos todos al Aula Magna en el Edificio Central, una sala tan majestuosa como imponente. Nos vestimos con nuestras togas negras y aguardamos a que nos permitieran entrar en el aula. Procesionamos hacia nuestros sitios tan bien memorizados y comenzamos el Acto de Graduación de la LII Promoción de ISSA – School of Management Assistants. Las palabras de nuestra madrina de promoción, Ana María Fernández, nos inspiraron a ser mejores profesionales y mejores personas, su lección magistral fue el broche de todas las lecciones que nos había impartido en los 4 años de universidad; gracias de corazón, Ana María.

Y tras un micro infarto al llegar al atril y ver que su discurso había desaparecido, por fin habló nuestra gran delegada, Sofía Lavalle. Su discurso incluía muestras de agradecimiento a todos los miembros de la junta y del claustro académico, a las que me uno. Fue acompañándonos a lo largo de los 4 cursos de universidad, que han pasado por varias paelladas; muchos juevintxos; intercambios;exámenes en diciembre, mayo (y junio); días del patrón; y miles de aventuras juntos. Igual no hemos sido la clase más unida de la historia de la universidad (organizar una cena de Navidad era toda una hazaña), pero nos queremos mucho y hemos demostrado estar siempre ahí para los demás. Y es por eso por lo que, cuando se proyectó este vídeo – que incluía sorpresas para todos los presentes -, muchos no pudimos aguantar las lágrimas.

La Directora, Victoria Rodríguez, también consiguió emocionarnos al hablarnos de nuestro futuro y sobre todo de lo que dejábamos atrás: toda esa gente que nos había acompañado hasta allí y que había hecho posible que pudiéramos recibir el diploma.

Os escribo esto 3 meses después. A la vuelta de la graduación comencé a trabajar en la empresa en la que había estado realizando prácticas, me habían visto potencial para mudarme al departamento Comercial y me ofrecieron un puesto como Internal Sales. En estos 3 meses he podido aplicar muchísimo de lo aprendido en la carrera y he podido aprender muchas más cosas. Es una locura ver cuánto hemos cambiado en tan poco tiempo y me ha encantado estar aquí para contároslo. Con mi experiencia he podido ayudaros a muchos a encontrar respuestas en su orientación profesional, Erasmus y sé que ahora Andrea sabrá hacerlo tan bien como yo o mejor. Y también sé que ahora tendré todos los recuerdos de esos maravillosos 4 años y esas maravillosas que me acompañaron aquí estarán siempre aquí. Gracias a vosotros por leerme.

Graduación de la LII Promoción de ISSA School of Management Assistants I

¡Lo hicimos!

No sé ni cómo empezar esta entrada: ¡menudo día! Cuatro años esperando a que llegase nuestra graduación y no defraudó. Todo fue perfecto. Llevaban diciéndonos desde hacía días que iba no sólo a llover, sino a diluviar; y, a pesar de todo, hizo un sol increíble hasta bien entrada la tarde. Y, si bien teníamos miedo de que la moqueta del Aula Magna y los tacones hicieran malas migas y alguna terminara besando literalmente el suelo, todo salió a la perfección.

Comenzaré por el principio: el viernes 1 de junio. Llegamos a ese día  cargados de nervios porque entre nosotros y la graduación únicamente quedaba la defensa de nuestro Trabajo de Fin de Grado. La idea de que todas las defensas de TFG de ISSA sean este día surge del hecho de que muchos de nosotros (me incluyo) no estamos en Pamplona realizando nuestras prácticas y volver a Navarra puede suponerle a más de uno un inconveniente, así que se defienden los proyectos el día de antes para asegurarnos de que todos estaremos ahí. Así que ya os podéis imaginar el amasijo de nervios que estamos hechos durante toda esa semana.

Conforme llegas al campus te encuentras con gente a la que no has visto en meses y de la que tendrás que volver a despedirte en menos de 48 horas, pero no piensas en eso justo en ese momento, claro. Y si la persona con la que te encuentras es alguien de tu clase, tienes dos posibilidades: que ya haya defendido y quiera contagiarte cómo se siente en ese momento para ayudarte, o que te acompañe con tus nervios.

Y por fin llega la hora de exponer. En ese momento no te das cuenta, pero ¿cómo no te vas a saber la presentación de un proyecto que llevas preparando cinco meses? La defensa consiste en un “repaso” de nuestro TFG explicando los puntos y las decisiones tomadas en cada uno de ellos y, tras las conclusiones, el tribunal conformado por el que ha sido tu tutor del TFG y otros profesores de ISSA te plantean varias preguntas para aclarar temas que hayas podido dejar abiertos tanto en el TFG, como en la defensa, como en ambos dos. Así que en menos de diez minutos   ocho para ser exacto  , acabamos la defensa y ya tenemos toda nuestra atención y todos nuestros nervios puestos en el día siguiente, en nuestra graduación.

Después de cuatro años de trabajo, de esfuerzo, de ilusiones, de amistad, de lecciones aprendidas y de metas cumplidas,…

Posted by ISSA Universidad de Navarra on Monday, June 4, 2018