Graduación de la LII Promoción de ISSA School of Management Assistants I

¡Lo hicimos!

No sé ni cómo empezar esta entrada: ¡menudo día! Cuatro años esperando a que llegase nuestra graduación y no defraudó. Todo fue perfecto. Llevaban diciéndonos desde hacía días que iba no sólo a llover, sino a diluviar; y, a pesar de todo, hizo un sol increíble hasta bien entrada la tarde. Y, si bien teníamos miedo de que la moqueta del Aula Magna y los tacones hicieran malas migas y alguna terminara besando literalmente el suelo, todo salió a la perfección.

Comenzaré por el principio: el viernes 1 de junio. Llegamos a ese día  cargados de nervios porque entre nosotros y la graduación únicamente quedaba la defensa de nuestro Trabajo de Fin de Grado. La idea de que todas las defensas de TFG de ISSA sean este día surge del hecho de que muchos de nosotros (me incluyo) no estamos en Pamplona realizando nuestras prácticas y volver a Navarra puede suponerle a más de uno un inconveniente, así que se defienden los proyectos el día de antes para asegurarnos de que todos estaremos ahí. Así que ya os podéis imaginar el amasijo de nervios que estamos hechos durante toda esa semana.

Conforme llegas al campus te encuentras con gente a la que no has visto en meses y de la que tendrás que volver a despedirte en menos de 48 horas, pero no piensas en eso justo en ese momento, claro. Y si la persona con la que te encuentras es alguien de tu clase, tienes dos posibilidades: que ya haya defendido y quiera contagiarte cómo se siente en ese momento para ayudarte, o que te acompañe con tus nervios.

Y por fin llega la hora de exponer. En ese momento no te das cuenta, pero ¿cómo no te vas a saber la presentación de un proyecto que llevas preparando cinco meses? La defensa consiste en un “repaso” de nuestro TFG explicando los puntos y las decisiones tomadas en cada uno de ellos y, tras las conclusiones, el tribunal conformado por el que ha sido tu tutor del TFG y otros profesores de ISSA te plantean varias preguntas para aclarar temas que hayas podido dejar abiertos tanto en el TFG, como en la defensa, como en ambos dos. Así que en menos de diez minutos   ocho para ser exacto  , acabamos la defensa y ya tenemos toda nuestra atención y todos nuestros nervios puestos en el día siguiente, en nuestra graduación.

Después de cuatro años de trabajo, de esfuerzo, de ilusiones, de amistad, de lecciones aprendidas y de metas cumplidas,…

Posted by ISSA Universidad de Navarra on Monday, June 4, 2018

Adiós, universidad, te veo en la graduación

¿Quién nos hubiera dicho hace 4 años que íbamos a cambiar tanto!

Parece mentira que ya hayamos acabado con las clases, con los exámenes y prácticamente con la vida universitaria. Recuerdo cuando entrábamos el primer día a clase y no conocíamos a nadie, andábamos perdidos de aula en aula siguiendo al resto de gente cual rebaño de ovejas. Nuestro mayor dilema entonces era saber cómo aguantaríamos las clases de idiomas a las 8 de la mañana y saber si llevaríamos algún examen de lengua castellana a junio. Durante nuestro primer año, no sé vosotros, pero yo no acerté con la ropa que me traje, ¡no me esperaba que en el mismo día fuera a necesitar anorak, gafas de sol y paraguas! Por el contrario, comprendí que sí que había acertado al elegir el grado y, aunque cada vez que llegaban exámenes me planteaba toda mi existencia, veía con claridad que esta era mi facultad, en ISSA encajaba yo.

Y aquí estamos ahora, con las maletas bajo el brazo y nuestras ofertas de trabajo. Todos los profesores se despiden y nos desean suerte jurando que somos una clase mucho más madura y muy preparada para lo que nos viene    aunque siempre quedará la duda de si es lo que suelen decir todos los años   . Nos da hasta miedo cuando nos decimos los unos a los otros “¡Te veo en la graduación!”. Varias personas van a hacer sus prácticas en Madrid, Barcelona, Málaga, San Sebastián, Inglaterra, China y hasta en México; y, claro, no será fácil vernos hasta que llegue el día de nuestra graduación el 2 de junio.

Hasta entonces, tendremos tiempo para madurar un poquito más y empezar la búsqueda de nuestro lugar en el mundo laboral.

¡Feliz Navidad a todos y nos vemos el año que viene!

Mes de exámenes y cambios

¡Hay novedades!

Antes de nada, contaros cómo estamos viviendo los alumnos de cuarto este último mes de universidad. Está siendo bastante curioso, para qué os voy a mentir. Al tener exámenes finales, no hay clases, y yo estoy que aún no me lo creo. Estos años han pasado volando y han sido inolvidables. Sin embargo, no es momento de despedidas, después de un semestre de prácticas, nos volveremos a ver en la graduación y ahí sí que sé que lloraré como una Magdalena.

Las asignaturas de este semestre han sido más especializadas, más enfocadas al mundo de la empresa y ha sido todo mucho más práctico. Ha sido un año bastante más “asequible” en cuanto a materia, quizás es que por fin hemos madurado y nos hemos organizado desde el primer día, quién sabe; o quizá es que nuestras preocupaciones estaban puestas en aprovechar lo que nos quedaba al máximo. A día de hoy nos quedan cosa de 3 finales antes de embarcarnos en el mundo laboral. Ya os contaré más a fondo cosillas de las prácticas e intentaré resolver las dudas que me planteáis.

Sí, has leído bien: os contaré cómo vivo mis prácticas y cómo aplico todo lo que he aprendido en ISSA al día a día. Pero no sólo eso, sino que hay otra novedad. A partir de ya, vamos a ser dos coautoras las que os contemos nuestra experiencia en ISSA. Ella es Andrea Ayestarán, alumna de 1er año, y viene con ganas de comerse el mundo. Promete.

Así que a partir de ahora iréis viendo algún que otro cambio y os iremos contando nuestras distintas perspectivas, el perfil de estudiante y el perfil profesional. Y podréis contar con cualquiera de nosotras si tenéis alguna duda o queréis conocer más a fondo algún detalle del grado.

¡Muchísimas gracias a todos por estar ahí y a ti, Andrea, por poder contar contigo y tu ilusión en este blog!

10 claves para organizar un evento con éxito

¿Recordáis el proyecto que os conté que realicé con mi grupo de Organización y Gestión de Proyectos? ¿Sí? Pues el pasado jueves 16 acudí al seminario organizado e impartido por Maite Malcorra, María Sánchez y Paula Tovar sobre las claves para que tu evento sea siempre un éxito. El objetivo de su proyecto era dar a conocer qué hacemos en el Grado de Asistencia de Dirección y para ello eligieron un campo muy atractivo: Organización de Eventos.

Nos contaron cómo cualquier evento que organicemos, sea algo corporativo como una feria de trabajo o social como tu cumpleaños, tienen factores comunes y deben ser organizados y ensayados con antelación para evitar, o al menos anticipar, cualquier riesgo.

smart20goals20graphic20aafAlgo que siempre suele llamar la atención y que ellas supieron explicar perfectamente es cómo un fracaso no es cuando a tu evento no acude la gente, sino cuando no entienden el mensaje de tu evento. Sobre todo se ve muy claro esto en los eventos empresariales: si planeas lanzar un producto nuevo en tu empresa y la gente cuando se vaya no tiene claro qué es, qué características tiene ¡o incluso quién lo ha lanzado!; ese evento no habrá alcanzado los objetivos propuestos. Quizás porque no se siguieron las siglas SMART cuando se identificaron…

Las claves para que tu evento sea diferente al resto no son complejas, sino todo lo contrario. Se trata de 10 sencillos pasos:

  1. Ser creativo, original y hacer uso de las nuevas tecnologías en la medida de lo posible y de acuerdo con la imagen que quieres transmitir.
  2. Llevar a un personaje influyente o a un experto en el tema a tratar siempre es un buen reclamo.
  3. Apoyarte en tu experiencia ganada por eventos anteriores.
  4. Saber dar el valor que quieres al evento, ni más ni menos.
  5. Buscar un evento con multitud de detalles, tratar de pensar en todo.
  6. Hacer una buena promoción del evento y pensar en si hace realmente falta gastar presupuesto en ello y cuánto.
  7. Contar con un el mayor número posible de recursos.
  8. Tener un plan B y C, ¡como mínimo!
  9. Simular el evento y ensayar todo lo que ocurrirá o podrá ocurrir con al menos 24 horas de antelación.
  10. Añadir un momento emotivo que llame la atención del público objetivo y que haga que se hable de tu evento.