¡Hola, exámenes! ¡Adiós, vida social!

El que dijo que en el momento previo a un examen no se logra retener nada no nos ha visto a nosotros la media hora entre el examen de inglés y el final de ADE. Todo el que se sabía un trozo lo cantaba como un loro y el resto o bien le repetía para memorizarlo, o bien se ponía histérico y se deprimía más aún.

Benditos nervios y bendita presión de última hora, nos han quitado años de vida con la tensión, pero han realizado milagros ayudando a aprendernos páginas enteras en cuestión de minutos.Truco antiestrés

Pero a quién queremos engañar, aunque nos atacaremos igual antes de entrar al examen, es preferible traerlo ya de casa, para ahorrarnos sufrimiento innecesario…¡tanto a nosotros mismos como a los que se estresan al oírnos despotricar que no tenemos ni idea! Además yo juraría que el que viene es el mayor número de días que habremos pasado sin exámenes, así que ¡ánimo a todo el mundo y a por nota en Antropología y Contabilidad!

Y a una mala, yo regalo abrazos para quien no pueda estudiar más, en plan oferta de temporada.

 

Estrenando el 2015 con fuerza

Ya vuelve a llenarse Pamplona, ya vuelve la rutina y los madrugones. Vuelven las clases de ocho y los descansos en el huerto. Vuelven los sábados de chupitería y los lunes de biblioteca. Y vuelvo a preguntar: ¿soy la única a la que se le han hecho cortas las vacaciones?

Además ya sabéis lo que se dice: “Año nuevo, vida nueva, exámenes nuevos“. Bueeeno… vale, lo confieso: lo último es aportación de mi cosecha. ¡Pero es que ya tenemos fechas de exámenes! ¡Con lo bien que se estaba en casita…! Y ha sido llegar y, en dos días que llevamos, mucha información que retener: entregas, exposiciones, exámenes…creo que mis neuronas siguen de vacaciones.

Además ahora hemos vuelto con notas bajo el brazo, hemos comprobado que esto no es coser y cantar. Pero que no se diga, que no hay suspensos que puedan desenamorarnos de nuestra carrera.

Miremos el vaso medio lleno y, si no, pidamos otro vaso; ahora ya tenemos algo de experiencia propia que aplicar al cuatrimestre que ya empieza, sabemos más o menos cómo debemos organizarnos para llevarlo todo al día y que no nos pille el toro en exámenes. Así que mucho ánimo, ya veréis cómo podremos con primero y no al revés.

¡El primer previo!

Bueno, bueno, hoy ha sido un gran día para muchos de vosotros. Hoy ha sido el primer día de previos en el campus, lo que significa que muchos de vosotros ya habéis podido hacer las pruebas de admisión.

Está siendo un día movidito, con muchos padres curiosos que van de un lado a otro, muchos jóvenes que observan con miedo todo, familias enteras que irrumpen en el colegio mayor para conocerlo y que te pillan en el salón viendo una peli    esto ha sido experiencia propia, por si no se notaba…  . Son unos días interesantes en la UNAV: con todos los actuales alumnos estudiando por los exámenes que tienen a la vuelta del finde (o incluso el mismo finde, de todo hay) y con los aspirantes a alumnos deambulando, probablemente muchos se hayan ido con la idea errónea de que aquí no tenemos vida más allá de los libros y las clases, tranquis, da tiempo de todo   en exámenes no tanto, pero ese es otro cantar   .

Unos cuantos de primero hemos ido por la mañana a Amigos a ver qué tal estaba yendo y yo por lo menos he alucinado, igual me equivoco, pero hace un año no vino tanta gente a la primera prueba, ¡esto promete!

Pero no os preocupéis los que aún no habéis venido, estoy segura de que cualquiera de los que han venido hoy me da la razón cuando os digo que no es para tanto. Os hablaría de todas las pruebas de admisión, pero como solo hice la de ISSA   yo es que lo tenía muy claro ya ese día   os voy a contar qué os encontraréis el día que vengáis.

Lo más seguro es que lleguéis nerviosillos, lógico y normal, pero relajaos. Primero, porque os atascaréis si estáis temblando de nervios como el pavo el día de Nochebuena y, segundo, porque las examinadoras de ISSA no se han comido aún a nadie, son buena gente. La prueba de admisión de ISSA consiste en una prueba de nivel de inglés, realizada a ordenador, que os situará más o menos en el grupo según vuestra calificación, no te preocupes, es una prueba asequible, no está hecha a mala idea, porque ¿qué sentido tendría si nadie supera la prueba? Luego tendréis la oportunidad de realizar un test parecido, pero de alemán o francés, pero no es vinculante para saber si se os admite o no, solo sirve para aquellos que ya tengáis muy claro qué tercer idioma queréis estudiar al año que viene y no sepáis exactamente en qué nivel os tendrían que meter. No es necesario hacerlo ese día ni ninguno de los siguientes, porque, si aún no tienes claro qué prefieres o, todo lo contrario, conoces perfectamente el nivel que tienes (los que empezamos de cero nos encontramos en este paquete también), no tienes por qué hacer la prueba, with the calm.

Seguidamente, habrá un café para todos, padres y alumnos, donde podréis aprovechar para preguntarle a los alumnos colaboradores que merodeen por ahí o a los profesores todas esas dudas que guardéis en los bolsillos, si te da corte preguntarle a los profesores (yo soy la primera que se achantó cuando se vio en esa situación), acudid a cualquiera que lleve una identificación de “Alumno colaborador” .

Os irán llamando ahí mismo para la entrevista personal. No hace falta tener un currículum de infarto ni haber salvado a las ballenas, sed sinceros y como si estuvierais hablando con un amigo de toda la vida responded tranquilos, solo son preguntas del tipo “¿Qué te gusta hacer?” y “¿Qué te atrae de ISSA?”, no os van a preguntar si habéis descubierto algún número primo nuevo.

Mi último consejo es de los más importantes: aprovechad la ocasión. ¿Que a qué me refiero? Pues es fácil: la mayoría de los que estarán ese día haciendo el examen contigo y escuchando las charlas informativas contigo y en las visitas turísticas a los colegios mayores y facultades serán tus compañeros al año que viene. Son pocos los alumnos que cruzan la puerta el primer día de clase conociendo a su compi de al lado y es una gozada ver a caras conocidas ese día de nervios y miedo, así que abre el hielo, lánzate a hablar con los que estén ahí y así, poco a poco, te irás sintiendo como en casa.

Somos como los anuncios de turrón

¡Ya va quedando menos!

El otro día alguien comentó algo que me hizo partirme de la risa. Dijo algo así como que nos hemos pasado toda la vida viendo anuncios de turrón y de lotería en los que alguien volvía a casa por Navidad    y yo no sé vosotros, pero yo lo veía algo raro    y ahora quienes nos vamos por Navidad ¡somos nosotros! Esa debe ser nuestra motivación cuando miremos el calendario y veamos que queda la mitad de exámenes por hacer, cuando llevemos horas despiertos delante de los apuntes sin quedarnos con nada, cuando por nuestras venas corra más café que sangre, cuando todo el mundo en whatsapp hable de mil cenas y fiestas de Nochevieja…¡que en menos de dos semanas nos vamos “a casa por Navidad”!

Mr wonderful Cartel Navidad Pensad que hemos andado gran parte del camino, que las asignaturas cuatrimestrales ya están finiquitadas una vez salimos de clase (hombre, si habéis dejado el examen en blanco, pues…no) y que de las anuales nos hemos quitado una gran parte ya de la que no volveremos a oír hablar. ¡Que no se diga que unos exámenes pueden con nosotros! Y menos ahora que ya se acercan las vacaciones. ¡A por todas!