Graduación de la LII Promoción de ISSA School of Management Assistants II

Nervios. Emoción. Satisfacción.

El sábado 2 de junio amaneció soleado, recuerdo tener que ir a desayunar y no creerme lo que me esperaba en apenas minutos. Acudimos con nuestras familias lo primero de todo a la ermita de la Virgen que tantos de nosotros saludábamos cada mañana al ir a clase. Entregamos a la Virgen un centro de flores y una beca con nuestra promoción. Fue un momento muy bonito el estar todos allí, ya peripuestos y sonrientes.

La Misa se ofició en nuestro tan querido Edificio Amigos. Fue preciosa y además contaba con la colaboración del Coro Rociero de la universidad, gracias a Paloma Rubio, su vozarrón y a sus innumerables primos, ¡gracias, chicos!

Y nuestra graduación llegó. Nos trasladamos todos al Aula Magna en el Edificio Central, una sala tan majestuosa como imponente. Nos vestimos con nuestras togas negras y aguardamos a que nos permitieran entrar en el aula. Procesionamos hacia nuestros sitios tan bien memorizados y comenzamos el Acto de Graduación de la LII Promoción de ISSA – School of Management Assistants. Las palabras de nuestra madrina de promoción, Ana María Fernández, nos inspiraron a ser mejores profesionales y mejores personas, su lección magistral fue el broche de todas las lecciones que nos había impartido en los 4 años de universidad; gracias de corazón, Ana María.

Y tras un micro infarto al llegar al atril y ver que su discurso había desaparecido, por fin habló nuestra gran delegada, Sofía Lavalle. Su discurso incluía muestras de agradecimiento a todos los miembros de la junta y del claustro académico, a las que me uno. Fue acompañándonos a lo largo de los 4 cursos de universidad, que han pasado por varias paelladas; muchos juevintxos; intercambios;exámenes en diciembre, mayo (y junio); días del patrón; y miles de aventuras juntos. Igual no hemos sido la clase más unida de la historia de la universidad (organizar una cena de Navidad era toda una hazaña), pero nos queremos mucho y hemos demostrado estar siempre ahí para los demás. Y es por eso por lo que, cuando se proyectó este vídeo – que incluía sorpresas para todos los presentes -, muchos no pudimos aguantar las lágrimas.

La Directora, Victoria Rodríguez, también consiguió emocionarnos al hablarnos de nuestro futuro y sobre todo de lo que dejábamos atrás: toda esa gente que nos había acompañado hasta allí y que había hecho posible que pudiéramos recibir el diploma.

Os escribo esto 3 meses después. A la vuelta de la graduación comencé a trabajar en la empresa en la que había estado realizando prácticas, me habían visto potencial para mudarme al departamento Comercial y me ofrecieron un puesto como Internal Sales. En estos 3 meses he podido aplicar muchísimo de lo aprendido en la carrera y he podido aprender muchas más cosas. Es una locura ver cuánto hemos cambiado en tan poco tiempo y me ha encantado estar aquí para contároslo. Con mi experiencia he podido ayudaros a muchos a encontrar respuestas en su orientación profesional, Erasmus y sé que ahora Andrea sabrá hacerlo tan bien como yo o mejor. Y también sé que ahora tendré todos los recuerdos de esos maravillosos 4 años y esas maravillosas que me acompañaron aquí estarán siempre aquí. Gracias a vosotros por leerme.

Erasmus in Kortrijk: back to Belgium

Exactly one year later I travelled back to Belgium, a trip that I knew was going to be emotional even before starting it.

I could bore you with lots of details, lots of French fries and lots of Frappes, but I’ll sum it up and tell you a little about it.

It was true what we cheered to in Chat Noir with a Jupiler in our hands: Once Erasmus, always Erasmus. The friends you make in Erasmus are gonna stay with you no matter what and are always gonna receive you with open arms when you surprised them one day with a text saying “What do you think about me traveling to see you?”.

During these days I’ve been to Belgium and Greece (2 countries in a week sounds really like the things we used to do in Erasmus, doesn’t it?).

Belgium was exactly the same as I pictured it: green, lovely quiet and with memories disguised as every simple thing I found. I had the opportunity to rediscover Namur, a city I travelled to when in Erasmus and I fell in love with. However, this time, even though sometimes it wasn’t easy; I was not a tourist anymore and I got to live the local life, add new beers to my list, practice (or try to) improve my French and more.

And one day my Wallonian friends and I drove to our beloved Kortrijk. I met some of the Erasmus who are there now (to whom I wish the best for the end) and realized almost nothing had changed. Our residence continued the same (dirtier, for what matters), the rock in the garden which our names on it was still there, bars Stradivarius, Luxe and 56 still standing (although we had never seen them in daylight before) and all the streets and Grote Markt exactly how we remembered them. Some things had changed and seeing people we didn’t know before in what used to be our house was quite weird at the beginning, but even with new sofas, new bars and a bigger and way stronger Bruuze, we still felt at home.

With my friend Julie, i flew to Thessaloniki, Greece, to meet our “malakas”. I loved the paradisiac beaches, the personality and kindness of Greek people and all the food I tried (I wish there was a way to deliver every day Bougatza for my breakfast).

Saying goodbye to Belgium this time was not that difficult because experience showed me I can and I will come back.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Paellada de bienvenida II

¡Hola a todos!

Este año los alumnos de ISSA volvimos a reunirnos en el Olivar del Edificio Amigos para compartir una deliciosa paella de bienvenida. ¡Fue todo un éxito! La verdad es que las actividades como estas son perfectas para ponernos cara todos los miembros del grado: profesores, estudiantes, decanato…

A la comida le precedieron unas palabras de Victoria, la directora del grado. Vimos qué objetivos se cumplieron el curso anterior y cuáles son los retos para este nuevo año que empieza. Estamos muy orgullosos de cómo el grado va adquiriendo más y más presencia tanto dentro como fuera del campus. Es una maravilla ver cómo ISSA va creciendo año a año y evolucionando de nuestra mano.

Más tarde disfrutamos de la paella todos juntos y compartimos momentos de risas, experiencias y muchas, muchas fotos.

Erasmus en Kortrijk: Time for goodbyes

“Erasmus is not a year in your life, but your life in one year”

I’m writing this post 20 days before leaving. Leaving. Such a difficult word for me right now, not only to pronounce, but to think about it. One year ago, I wouldn’t have been able to think of Belgium as my home. Home, sweet home. Since we came here, everyone has changed. I know some of you will be reading this and saying “C’mon, Tess, it’s only been 5 months!”, but I swear it’s true.

We arrived in Brussels at the end of January more lost than Nemo with tons of luggage bigger than the residence room. And then, suddenly, after hours of plane and trains… boom! Everything is in Dutch and you don’t understand a thing. I remember coming here with the idea of learning some Dutch words, but so far we can only say “alstublieft” and yes! I looked it up online to write it!

However, we have learnt about Dutch culture! Beer has become water to us, we have adopted all the belgian culture about beer and we would be able to drink it for breakfast with some cereals if we could. Sigue leyendo