Adiós, universidad, te veo en la graduación

¿Quién nos hubiera dicho hace 4 años que íbamos a cambiar tanto!

Parece mentira que ya hayamos acabado con las clases, con los exámenes y prácticamente con la vida universitaria. Recuerdo cuando entrábamos el primer día a clase y no conocíamos a nadie, andábamos perdidos de aula en aula siguiendo al resto de gente cual rebaño de ovejas. Nuestro mayor dilema entonces era saber cómo aguantaríamos las clases de idiomas a las 8 de la mañana y saber si llevaríamos algún examen de lengua castellana a junio. Durante nuestro primer año, no sé vosotros, pero yo no acerté con la ropa que me traje, ¡no me esperaba que en el mismo día fuera a necesitar anorak, gafas de sol y paraguas! Por el contrario, comprendí que sí que había acertado al elegir el grado y, aunque cada vez que llegaban exámenes me planteaba toda mi existencia, veía con claridad que esta era mi facultad, en ISSA encajaba yo.

Y aquí estamos ahora, con las maletas bajo el brazo y nuestras ofertas de trabajo. Todos los profesores se despiden y nos desean suerte jurando que somos una clase mucho más madura y muy preparada para lo que nos viene    aunque siempre quedará la duda de si es lo que suelen decir todos los años   . Nos da hasta miedo cuando nos decimos los unos a los otros “¡Te veo en la graduación!”. Varias personas van a hacer sus prácticas en Madrid, Barcelona, Málaga, San Sebastián, Inglaterra, China y hasta en México; y, claro, no será fácil vernos hasta que llegue el día de nuestra graduación el 2 de junio.

Hasta entonces, tendremos tiempo para madurar un poquito más y empezar la búsqueda de nuestro lugar en el mundo laboral.

¡Feliz Navidad a todos y nos vemos el año que viene!

Fin de los exámenes y los trabajos del primer semestre

¡Buenas tardes a todos!

No me puedo creer que ya haya pasado un semestre, ¡estoy emocionadísima! Han sido unos meses muy duros, tercero es un año donde no hemos tenido tantos parciales, pero porque predominaban los trabajos y las presentaciones. Han sido todas ellas súper enriquecedoras porque te ayudaban a ir al día, a entender lo que estabas viendo en el aula y a aplicarlo a situaciones reales. De esta manera, cuando han llegado los finales ya habíamos avanzado con muchas asignaturas y el estudio era más cómodo.

Aun con todo, no os voy a mentir, trabajar bajo con tanta presión es todo un reto. Teníamos que realizar un proyecto de investigación para Comercio Exterior con entregas de capítulos cada semana, una presentación de Cine y encrucijadas del S. XX cada 15 días, una presentación de Comunicación Corporativa cada semana mínimo una vez, trabajos de Contabilidad, casos de Derecho Tributario y Mercantil… ¡un completo!

El trabajo de Comercio Exterior ha sido uno de los más costosos, trataba de crear una empresa y la situación de exportación de un producto y todo el análisis del mercado exterior e interior. Nos reuníamos varias veces por semana porque tenías que ir avanzando con capítulos nuevos a la par que corregías los anteriores conforme te los devolvían. Sin embargo, hemos acabado todos muy contentos y satisfechos con el resultado, un trabajo al que has dedicado tantas horas es como para presumir de él cuando lo encuadernas, ¿no?

Los trabajos de Cine se basaban en la teoría vista en clase la semana anterior, teníamos que ver cada grupo una película y analizar intención del director, elementos de la escena, contexto geográfico y cultural, etc. Hemos descubierto auténticas obras de arte que nos han hecho llorar o emocionarnos con la historia, han sido unas presentaciones muy, muy interesantes.

Las presentaciones de Comunicación Corporativa eran a partir de los temas que íbamos estudiando en clase, cada grupo tenía que investigar y evaluar cómo actuaba una empresa real, a la que fuimos acompañando todo el semestre. Nuestro grupo, por ejemplo, seleccionó la empresa Volkswagen Navarra y hasta tuvimos la suerte de visitar las instalaciones y entrevistar al Director de Comunicación y a la encargada de Comunicación externa e interna. Además nos dimos cuenta de cuán diferente actúan todas las empresas con la muestra que seleccionamos la clase.

En Contabilidad, como ya era nuestro tercer año, el proyecto era arduo también, tuvimos que realizar la valoración de las cuentas anuales y resultados financieros de una empresa existente, así que tuvimos que andar entre mil números y cuentas durante una temporada para poder analizarlo todo al final gracias a lo que íbamos estudiando en el curso.

Sin embargo, ¡ya es oficial! ¡Ya podemos decir que hemos acabado los exámenes finales de este primer semestre! Eso significa que en menos de un mes los alumnos que nos vamos de Erasmus estaremos partiendo hacia nuestro destino. Hay muchas, muchas ganas. ¡Os iré contando!

¡Pasad todos una muy feliz Navidad y empezad maravillosamente el 2017!

Estrenando el 2015 con fuerza

Ya vuelve a llenarse Pamplona, ya vuelve la rutina y los madrugones. Vuelven las clases de ocho y los descansos en el huerto. Vuelven los sábados de chupitería y los lunes de biblioteca. Y vuelvo a preguntar: ¿soy la única a la que se le han hecho cortas las vacaciones?

Además ya sabéis lo que se dice: “Año nuevo, vida nueva, exámenes nuevos“. Bueeeno… vale, lo confieso: lo último es aportación de mi cosecha. ¡Pero es que ya tenemos fechas de exámenes! ¡Con lo bien que se estaba en casita…! Y ha sido llegar y, en dos días que llevamos, mucha información que retener: entregas, exposiciones, exámenes…creo que mis neuronas siguen de vacaciones.

Además ahora hemos vuelto con notas bajo el brazo, hemos comprobado que esto no es coser y cantar. Pero que no se diga, que no hay suspensos que puedan desenamorarnos de nuestra carrera.

Miremos el vaso medio lleno y, si no, pidamos otro vaso; ahora ya tenemos algo de experiencia propia que aplicar al cuatrimestre que ya empieza, sabemos más o menos cómo debemos organizarnos para llevarlo todo al día y que no nos pille el toro en exámenes. Así que mucho ánimo, ya veréis cómo podremos con primero y no al revés.