¡Hasta el año que viene!

“Liiibre, como el sol cuando amanece, yo soy liiiiibre, como el maaar…” Eso cantaba Nino Bravo hace años y nosotros hace no tanto. ¡Porque ya somos libres! No hay más exámenes a la vista en muuucho tiempo, no hay más estreses y agobios, no más madrugones para ir a clase de alemán ni siestas canceladas por la clase de contabilidad   hasta el cuatrimestre que viene…  .

Parece mentira, pero ¡ya llevamos medio curso! En nada verano, ya me estoy viendo bronceándome al solecito de la playa… Pero ahora el placer que toca estas fechas es el de romper toda clase de dietas e hincharnos a turrón y polvorones. Pero ¡ojo! que cuando haya que volver a bajar la cuesta de la ermita, lo que tiene que rodar es la maleta, ¡no nosotros!

Bueno y no puedo olvidarme de las alumnas de Erasmus que se marchan ya, espero que hayáis disfrutado de España tanto como nosotros de vuestra compañía. Sois geniales.

Aprovecho la entrada desearos unas felices fiestas y un feliz 2015, esperemos que sea igual o incluso mejor que este 2014 que ya se despide. También quería deciros que esta será la última entrada del año, pero tranquis, nos volveremos a ver a la vuelta de vacaciones, esperemos que con mil anécdotas más que contaros. ¡Hasta la próxima!

Despedida por Navidad

¡El primer previo!

Bueno, bueno, hoy ha sido un gran día para muchos de vosotros. Hoy ha sido el primer día de previos en el campus, lo que significa que muchos de vosotros ya habéis podido hacer las pruebas de admisión.

Está siendo un día movidito, con muchos padres curiosos que van de un lado a otro, muchos jóvenes que observan con miedo todo, familias enteras que irrumpen en el colegio mayor para conocerlo y que te pillan en el salón viendo una peli    esto ha sido experiencia propia, por si no se notaba…  . Son unos días interesantes en la UNAV: con todos los actuales alumnos estudiando por los exámenes que tienen a la vuelta del finde (o incluso el mismo finde, de todo hay) y con los aspirantes a alumnos deambulando, probablemente muchos se hayan ido con la idea errónea de que aquí no tenemos vida más allá de los libros y las clases, tranquis, da tiempo de todo   en exámenes no tanto, pero ese es otro cantar   .

Unos cuantos de primero hemos ido por la mañana a Amigos a ver qué tal estaba yendo y yo por lo menos he alucinado, igual me equivoco, pero hace un año no vino tanta gente a la primera prueba, ¡esto promete!

Pero no os preocupéis los que aún no habéis venido, estoy segura de que cualquiera de los que han venido hoy me da la razón cuando os digo que no es para tanto. Os hablaría de todas las pruebas de admisión, pero como solo hice la de ISSA   yo es que lo tenía muy claro ya ese día   os voy a contar qué os encontraréis el día que vengáis.

Lo más seguro es que lleguéis nerviosillos, lógico y normal, pero relajaos. Primero, porque os atascaréis si estáis temblando de nervios como el pavo el día de Nochebuena y, segundo, porque las examinadoras de ISSA no se han comido aún a nadie, son buena gente. La prueba de admisión de ISSA consiste en una prueba de nivel de inglés, realizada a ordenador, que os situará más o menos en el grupo según vuestra calificación, no te preocupes, es una prueba asequible, no está hecha a mala idea, porque ¿qué sentido tendría si nadie supera la prueba? Luego tendréis la oportunidad de realizar un test parecido, pero de alemán o francés, pero no es vinculante para saber si se os admite o no, solo sirve para aquellos que ya tengáis muy claro qué tercer idioma queréis estudiar al año que viene y no sepáis exactamente en qué nivel os tendrían que meter. No es necesario hacerlo ese día ni ninguno de los siguientes, porque, si aún no tienes claro qué prefieres o, todo lo contrario, conoces perfectamente el nivel que tienes (los que empezamos de cero nos encontramos en este paquete también), no tienes por qué hacer la prueba, with the calm.

Seguidamente, habrá un café para todos, padres y alumnos, donde podréis aprovechar para preguntarle a los alumnos colaboradores que merodeen por ahí o a los profesores todas esas dudas que guardéis en los bolsillos, si te da corte preguntarle a los profesores (yo soy la primera que se achantó cuando se vio en esa situación), acudid a cualquiera que lleve una identificación de “Alumno colaborador” .

Os irán llamando ahí mismo para la entrevista personal. No hace falta tener un currículum de infarto ni haber salvado a las ballenas, sed sinceros y como si estuvierais hablando con un amigo de toda la vida responded tranquilos, solo son preguntas del tipo “¿Qué te gusta hacer?” y “¿Qué te atrae de ISSA?”, no os van a preguntar si habéis descubierto algún número primo nuevo.

Mi último consejo es de los más importantes: aprovechad la ocasión. ¿Que a qué me refiero? Pues es fácil: la mayoría de los que estarán ese día haciendo el examen contigo y escuchando las charlas informativas contigo y en las visitas turísticas a los colegios mayores y facultades serán tus compañeros al año que viene. Son pocos los alumnos que cruzan la puerta el primer día de clase conociendo a su compi de al lado y es una gozada ver a caras conocidas ese día de nervios y miedo, así que abre el hielo, lánzate a hablar con los que estén ahí y así, poco a poco, te irás sintiendo como en casa.

Encendido del árbol, 7 de diciembre de 2014

Antes de la Novena de ayer (la última del año), nos reunimos frente al central a las 19:45 una pequeña multitud de gente para observar el esperado encendido del árbol.

Se oían villancicos     y algún que otro niño adorable de fondo que felicitaba la Navidad haciéndonos sonreír a todos    y un ejército de camareras iban y venían sirviendo copas de champán, que la mayoría de las veces no llegaban a bajar las escaleras llenas. Llegado el momento, empezó una cuenta atrás, que nos hizo creer por un instante que era un treinta y uno en la Puerta del Sol de Madrid, y la delegada de la universidad, Ana Escauriaza, encendió las luces que rodean el árbol del jardín. Al poco comenzaron a verse fuegos artificiales por encima del central que, junto con los flashes de las mil fotos y selfies que le prosiguieron, iluminaban más que el mismo árbol. Quizás no era el árbol más bonito del campus, la verdad es que parecía bastante desplumado y es algo que se ve en las fotos cuando intentas adivinar según el recorrido de las lucecitas la forma del árbol,    ¿sabéis los pasatiempos de los niños pequeños en los que hay que unir puntos hasta vislumbrar un dibujo? pues, si probáis a hacer lo mismo con el árbol de Navidad, creo que no os saldría como esperáis.   , pero al final qué más da que el árbol esté verde y frondoso, lo importante es lo que este acto de ayer significó: ya es Navidad en más sitios aparte de en el Corte Inglés.

Encendido del árbol Unav Sigue leyendo