Convención anual del servicio de Admisión

¡Muy buenas a todos!

Hoy vengo a contaros una de las experiencias que viví la semana pasada: la convención anual del servicio de Admisión. Antes de contaros cómo fue esa mesa redonda en la que participé, me gustaría explicaros brevemente en qué consiste este evento.

Una semana al año, todo el servicio de Admisión, incluyendo los distintos delegados repartidos por todo el mundo, se reúne en el campus para hacer balance del curso finalizado y hablar de las novedades del curso que comienza. Durante esa semana, los delegados tratan distintos puntos y asisten a múltiples charlas entre café y café. Uno de esos encuentros fue el nuestro, el de los estudiantes, junto con Adriana Ciganda.

Convención 583

Cinco estudiantes, de los cuales tres somos de grado y otros dos de máster, dimos nuestra opinión más sincera sobre cómo consideramos nuestro proceso de admisión; desde que nos interesamos por la carrera, pasando por la prueba de acceso, hasta finalizar la matrícula.

Además de ofrecer nuestros puntos de vista, los delegados allí presentes también nos formularon preguntas sobre ciertos temas que querían tratar más detalladamente.

Fue una experiencia que comencé nerviosa – los que me conocen ya sabrán que no es nada raro en mí -, pero que terminé disfrutando mucho. Pienso que acercamientos así son  muy importantes ya que gracias a ellos nos damos cuenta de qué cosas fallan o cuáles necesitan una pequeña mejora. Y no solo eso, sino que una vez más, la Universidad cuenta con sus alumnos para hacerlo.

Aun así, como bien os he dicho antes, no estuve yo sola en esos momentos y es por eso que también he querido hacer partícipes en esta publicación a Oscar Emilio Bueso, Jesús Musitu, Marta Ruiz y Marissa Ramos Santana, las personas con los que compartí mesa aquel día.

Convención 587.JPG

Ahora es el turno de ellos, de contar cómo vivieron ellos ese primer contacto con la Universidad.

“Mi nombre es Oscar Emilio Bueso Asfura, un alumno de Honduras estudiando la carrera de Medicina. Mi proceso de aplicación en la Universidad de Navarra lo hice mientras me encontraba en la universidad a la que atendía antes, New York University – Abu Dhabi, donde estaba estudiando las carreras de Biología y Artes Visuales. Decidí venir a Navarra para comenzar mis estudios de medicina, lo cual requirió que comenzara mi proceso de aplicación. Para este procedimiento, llené una aplicación en línea, realicé un examen de admisión llamado BMAT en Abu Dhabi y tuve una entrevista con la Oficina de Admisiones. Aunque a veces me perdí en el proceso, siempre tenía la ayuda de las oficinas para aclarar cualquier duda que tuviese. Esto al final, logró que completara mi aplicación y haya empezado mis estudios a día de hoy.”

 

“Mi nombre es Jesús Musitu Eugui y soy estudiante de primer año en Diseño en la Universidad de Navarra. Escribo para contaros cómo fue mi proceso de admisión.

En primer lugar, deciros que estoy plenamente satisfecho con el previo en la Facultad de Arquitectura que consistía en lo siguiente: entrega de trabajo propio, test de cultura general, test de inglés y prueba práctica. Muy sencillo y sin ninguna complejidad. En segundo lugar, fue un poco más complicado lo que viene siendo la documentación requerida para realizar la matrícula. Al ser un alumno que anteriormente había cursado otro grado en Ingeniería, se me pedía cierta documentación y me encontraba un poco confuso a la hora de saber qué era realmente lo que tenía que enviar (aun así, decir, que están trabajando en ello). Por último, el pago, que también se me hizo bastante complejo de llevar a cabo.

De todas formas, decir que estoy más que agradecido por la rapidez y calidad de la atención, tanto con los correos como con las llamadas.”

 

“Hola a todos, soy Marta Ruiz, graduada en Farmacia por la Universidad de Sevilla, aunque mi tercer año lo cursé en la UNAV gracias al programa SICUE. Por esta razón, me decanté a continuar aquí mis estudios con el máster EMENU. Del proceso de admisión no tengo ninguna queja, desde el principio me sentí como una persona más de la Universidad y no un mero número como a veces percibía en la universidad pública. Me ha gustado muchísimo la experiencia de poder participar en la mesa redonda y que la Universidad cuente con sus alumnos para poder seguir mejorando lo que siguen haciendo tan bien.”

 

“Me llamo Marissa Ramos Santana y soy de Mayagüez, Puerto Rico. Actualmente alumna del Máster en Estudios de Comisariado en el Museo Universidad de Navarra donde su proyección internacional y multicultural establece un vínculo profesional de contemporaneidad. Durante el proceso de admisión a la UNAV percibí desde un principio la dimensión humanista y el valor de sus recursos humanos. Comprendí que la UNAV coincidía con mi visión de aspirar a una formación académica de excelencia.Percibo el quehacer en la universidad como un foro de apertura al diálogo y de acceso al conocimiento. Está percepción se evidenció en el interés de los delegados en escuchar la voz de los alumnos en la Convención Anual.”

Feliz fin de semana a todos.

¿Con cuántos idiomas te atreves? En ISSA, como mínimo, somos trilingües

Supongo que, o bien por lo que hayáis podido leer en el blog y la web o por lo que os hayan podido contar, sabréis que ISSA es una carrera que tiene un pilar fundamental: los idiomas. ¡Se estudian todos los días de la semana!

Desde el primer curso del grado no estudias una carrera bilingüe, sino trilingüe; el inglés y el castellano son asignaturas obligatorias y tendrás que elegir entre francés o alemán. Sin embargo, como cada persona es un mundo, siempre hay casos de gente que termina el último nivel de francés y va a por alemán también, o de cracks que ya tienen el nivel más alto de inglés y estudian francés y alemán. El objetivo es que cada año vayáis escalando de nivel hasta acabar el grado completamente políglotas.

ISSA School of Management Assistance trilingüe idiomas

Sin embargo, no debéis preocuparos, no empecéis con “pues vaya, yo no sé ni francés ni alemán…” ni os intentéis convencer de que vuestro nivel de inglés es nefasto. ¿Por qué? Para la prueba de admisión de ISSA se requiere únicamente un nivel previo en inglés, pero no estoy hablando de que tengáis que traer un certificado de una academia o de un examen, sino que la misma prueba incluirá un test de conocimiento de inglés que indicará si sois aptos para el nivel impartido en ISSA. Este nivel mínimo equivale a lo que sería un B2.2, un FIRST Certificate según Cambridge. Sigue leyendo

¡El primer previo!

Bueno, bueno, hoy ha sido un gran día para muchos de vosotros. Hoy ha sido el primer día de previos en el campus, lo que significa que muchos de vosotros ya habéis podido hacer las pruebas de admisión.

Está siendo un día movidito, con muchos padres curiosos que van de un lado a otro, muchos jóvenes que observan con miedo todo, familias enteras que irrumpen en el colegio mayor para conocerlo y que te pillan en el salón viendo una peli    esto ha sido experiencia propia, por si no se notaba…  . Son unos días interesantes en la UNAV: con todos los actuales alumnos estudiando por los exámenes que tienen a la vuelta del finde (o incluso el mismo finde, de todo hay) y con los aspirantes a alumnos deambulando, probablemente muchos se hayan ido con la idea errónea de que aquí no tenemos vida más allá de los libros y las clases, tranquis, da tiempo de todo   en exámenes no tanto, pero ese es otro cantar   .

Unos cuantos de primero hemos ido por la mañana a Amigos a ver qué tal estaba yendo y yo por lo menos he alucinado, igual me equivoco, pero hace un año no vino tanta gente a la primera prueba, ¡esto promete!

Pero no os preocupéis los que aún no habéis venido, estoy segura de que cualquiera de los que han venido hoy me da la razón cuando os digo que no es para tanto. Os hablaría de todas las pruebas de admisión, pero como solo hice la de ISSA   yo es que lo tenía muy claro ya ese día   os voy a contar qué os encontraréis el día que vengáis.

Lo más seguro es que lleguéis nerviosillos, lógico y normal, pero relajaos. Primero, porque os atascaréis si estáis temblando de nervios como el pavo el día de Nochebuena y, segundo, porque las examinadoras de ISSA no se han comido aún a nadie, son buena gente. La prueba de admisión de ISSA consiste en una prueba de nivel de inglés, realizada a ordenador, que os situará más o menos en el grupo según vuestra calificación, no te preocupes, es una prueba asequible, no está hecha a mala idea, porque ¿qué sentido tendría si nadie supera la prueba? Luego tendréis la oportunidad de realizar un test parecido, pero de alemán o francés, pero no es vinculante para saber si se os admite o no, solo sirve para aquellos que ya tengáis muy claro qué tercer idioma queréis estudiar al año que viene y no sepáis exactamente en qué nivel os tendrían que meter. No es necesario hacerlo ese día ni ninguno de los siguientes, porque, si aún no tienes claro qué prefieres o, todo lo contrario, conoces perfectamente el nivel que tienes (los que empezamos de cero nos encontramos en este paquete también), no tienes por qué hacer la prueba, with the calm.

Seguidamente, habrá un café para todos, padres y alumnos, donde podréis aprovechar para preguntarle a los alumnos colaboradores que merodeen por ahí o a los profesores todas esas dudas que guardéis en los bolsillos, si te da corte preguntarle a los profesores (yo soy la primera que se achantó cuando se vio en esa situación), acudid a cualquiera que lleve una identificación de “Alumno colaborador” .

Os irán llamando ahí mismo para la entrevista personal. No hace falta tener un currículum de infarto ni haber salvado a las ballenas, sed sinceros y como si estuvierais hablando con un amigo de toda la vida responded tranquilos, solo son preguntas del tipo “¿Qué te gusta hacer?” y “¿Qué te atrae de ISSA?”, no os van a preguntar si habéis descubierto algún número primo nuevo.

Mi último consejo es de los más importantes: aprovechad la ocasión. ¿Que a qué me refiero? Pues es fácil: la mayoría de los que estarán ese día haciendo el examen contigo y escuchando las charlas informativas contigo y en las visitas turísticas a los colegios mayores y facultades serán tus compañeros al año que viene. Son pocos los alumnos que cruzan la puerta el primer día de clase conociendo a su compi de al lado y es una gozada ver a caras conocidas ese día de nervios y miedo, así que abre el hielo, lánzate a hablar con los que estén ahí y así, poco a poco, te irás sintiendo como en casa.