Semana Santa: ¿vacaciones?

¡Madre del Amor Hermoso! ¿Sois conscientes de la que nos espera?

Estoy empezando a estresarme ya, ¿habéis visto el calendario de abril y mayo? ¡No cabe un alfiler! Con lo bien que estábamos cada uno en nuestra casita en Semana Santa, viendo procesiones y reuniéndonos con familiares y viejos amigos

Vale, ya sabéis que no hay motivo para agobiarse si llevas las asignaturas al día, pero sólo os pido un poquito de nervios de los sanos, nada más. Y es que en cosa de un mes tenemos los finales y para entonces tenemos que hacer miles de trabajos y parciales. Todos ellos son muy entretenidos, la verdad, y además son el mejor repaso para los exámenes, pero ¡es que mi agenda va a estallar con tanta entrega!

Por un lado, las pruebas de idiomas; por otro, los casos de Derecho Laboral; que si hay que preparar una presentación para Comunicación Oral; un comentario de Ética… ¡esto es un no parar! Menos mal que a una servidora le gusta la carrera y disfruta con sus trabajos…

Por lo demás, ¿qué tal han ido las vacaciones? Yo tenía unas ganas increíbles de volver a casa y de ver a los míos. Además el solazo y el buen tiempo casaban perfectamente con mi idea de no estar quieta ni un segundo. Eso sí, ahora le doy permiso a la lluvia hasta cosa así como mediados de mayo, para que cueste un poquito menos este sprint final 🌧.

“Para grabarlo en vídeo”

¡Buenos días a todos! ¿Qué tal ha ido el verano?

Septiembre vuelve, y con él, el fresquito y las clases. ¿Alguno de vosotros lleva aquí desde agosto? Con que hayáis estado los últimos días, suficiente para comprobar lo bestial que fue el cambio: un calor que no podías pasear por la calle, en manguita corta y abanico en mano… Llega septiembre y ¡puf! tormenta, diluvio universal y frío. Alucinante. ¡Bienvenidos a Mordor!

Digo bienvenidos porque ayer empezó el curso en la UNAV, algunos caminaban asustados a su primer día de clase y otros se fundían en abrazos y gritos hacia sus compañeros. Lo primero que dijo la coordinadora de segundo de ISSA es que había sido para sacar la cámara y grabar nuestro reencuentro. Y es que aunque los exámenes y los estudios no son la forma más atractiva de hacer amigos, unen.

Y a todos los que os habéis incorporado a ISSA y aún no os conozco, que sepáis que podéis contar conmigo para lo que sea, yo estaré encantadisísima de ayudaros con todo lo que haga falta. Tenéis mi correo en mi perfil, pero me podéis pegar un grito si me veis por Amigos. ¡Eso sí! ¡Soy un desastre con los nombres, no me lo tengáis en cuenta!

Ayer fue la apertura del curso en el Central y fue épico. No cabía una aguja allí dentro: miles de stands explicando todas las actividades culturales, un concierto animando a todo el mundo, achuchones, el coro rociero dando palmas y novatillos saludando a todo el mundo seguidos de sus veteranos, una buena forma de empezar septiembre, pero como decía Green Day: “Wake me up when september ends“.

El Instagram donde podrás ver qué se cuece diariamente en ISSA

¡Hola, holita! Hoy quería hablaros de algo que igual no sabéis. ¿Os habíais fijado antes de que, si bajáis un poquillo, en la derecha de la pantalla hay unas fotos? Pues esas son las fotos que se suben a la cuenta de @issaunav en Instagram. Eh, eh, eh, pero no creas que son fotos subidas al azar; si eres estudiante de ISSA supongo que ya lo sabrás y, si no lo sabes, ¡ponte las pilas!

Pero esta entrada la escribo más que nada por los que no habéis oído nunca hablar de cómo funciona esa cuenta. Se trata de un concurso semanal, los participantes deben ser estudiantes de ISSA que a la hora de subir una foto (o quizás antes de tomarla ya lo hacían con esa intención) quieran reflejar algo relacionado con la carrera: una tarde dura de estudio, el recorrido diario que hacen yendo a clase…¡cualquier cosa! Y, para ello, usan el hashtag #issaunav. Y cuando la semana termina, el jurado elige la mejor foto y le da un vale canjeable en la cafetería de la uni por un “pintxo-pote”. Igual a algunos os parece una chorrada, pero, por experiencia propia, os digo que el día que os apetezca tomaros algo en la cafetería, saber que os podéis pedir gratis uno de esos pinchos de tortilla rellena, que te miraban fijamente cada vez que pasabas, y un refresco es una maravilla.

¿A dónde quiero llevaros con esto? Pues depende. Si eres estudiante de ISSA, te animo a que llenes tu móvil de fotos que te hagan saborear ese pincho que seguro ya has fichado. Si eres de otra carrera, te aclaro de qué va la cosa por si alguna vez le has estado echando un ojo y te había parecido algo…raro. Y, si eres un futuro estudiante de ISSA, yo si fuera tú iría pensando ideas originales.

Os voy a dejar aquí las fotos que han ido ganando hasta el día de hoy para que veáis por dónde van los tiros. Son una pasada. Y el nivel de todas las fotos es altísimo, así que no dejéis de echar un vistazo al Instagram, no os defraudará.

Sigue leyendo

Verano, ¡vuelve!

Hoy voy a hablaros del tiempo. Tal cual lo oís: el tiempo. ¿Que por qué? La primera semana que pasé aquí este curso debió de ser para darnos la bienvenida: solecito, temperatura súper agradable… Pero ahí quedó. Recuerdo el primer fin de semana cuando una veterana de mi colegio mayor nos dijo algo así como que Pamplona era Mordor. Tenía razón. Pamplona es una ciudad preciosa, de eso no cabe duda, con su infinito campus verde, sus coloridos árboles, su casco antiguo, la ciudadela… Pero para sobrevivir aquí tienes que llevar un bolso como el de Mary Poppins. El día que haga sol, ¡no te confíes! Tienes que llevar manga corta, por si estás al sol; chaqueta, por si se levanta el airecillo; paraguas, por si llueve; gafas de sol; por si pega mucho; ¡yo me llevaría hasta unos esquís por si le da por nniebla unav issaevar! Bueno, también puede ser que tengas mucho aguante y no te des ni cuenta de los cambios de temperatura, pero, si no es el caso y estás acostumbrado al orden lógico de, en invierno, frío y, en verano, calor; vete haciendo amigo de Doraemon, que pesará menos que todo el kit de supervivencia.